martes, 25 de diciembre de 2012

Rafael Alberti y Las Palomas.





16 de Diciembre de 1902 - 28 de Octubre de 1999

El Puerto de Sta. María (Cádiz)





He decidido traer a mi taberna los dibujos de Rafael, su simbolismo me llena de ternura, delicadeza y compromiso. Era tiempos difíciles los que le tocara vivir, su palabra me reconforta y a la vez, ciertos poemas suyos, me llenan de nostalgia y evocaciones.

Andaluz puro, universal, autentico. 
Ejemplo de la alegría y la esperanza en tiempos comprometidos.






La Paloma



Se equivocó la paloma
se equivocaba.
Por ir al norte fue al sur
creyó que el trigo era agua,
se equivocaba.

Creyó que el mar era el cielo
que la noche, la mañana,
se equivocaba,
se equivocaba.

Que las estrellas, rocío
que la calor, la nevada,
se equivocaba,
se equivocaba.

Que tu falda era tu blusa
que tu corazón, su casa,
se equivocaba,
se equivocaba.

Ella se durmió en la orilla,
tú en la cumbre de una rama.

Creyó que el mar era el cielo
que la noche, la mañana
se equivocaba,
se equivocaba.

Que las estrellas, rocío
que la calor, la nevada,
se equivocaba,
se equivocaba.

Que tu falda era tu blusa
que tu corazón, su casa,
se equivocaba,
se equivocaba...




                         



       

Espigas de puntas en los dedos
Palomas y palomas de todos los olivos del orbe...






                     

                                                

EL ÁNGEL BUENO
Un año, ya dormido,
alguien que no esperaba
se paró en mi ventana. 

¡Levántate! Y mis ojos
vieron plumas y espadas. 

Atrás montes y mares,
nubes, picos y alas,
los ocasos, las albas. 

¡Mírala ahí! Su sueño,
pendiente de la nada. 

¡Oh anhelo, fijo mármol,
fija luz, fijas aguas
movibles de mi alma! 

Alguien dijo: ¡Levántate!
Y me encontré en tu estancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario